Blog

Yo tenía un sueño en África

ÁfricaKarl Mauch era un hombre con un sueño.

Nació en Stetem (Alemania) el 7 de mayo de 1837, hijo de una familia humilde. A los diez años recibió por su cumpleaños un atlas en el que África aparecía como territorio inexplorado y cuando cumplió quince años decidió ir en busca de Ofir, dónde había gobernado la Reina de Saba.

Karl Mauch era un hombre con un objetivo.

En ese momento su meta hubiese parecido imposible a cualquier observador externo ya que no contaba con posibilidades económicas ni estudios, sin embargo Mauch no cejó en su empeño. Se preparó durante once años para su viaje, aprendió inglés, francés y árabe, trabajó para conseguir dinero con el que financiarse, estudió botánica, astronomía, latín y entrenó físicamente hasta que finalmente consideró que estaba preparado.

Karl Mauch era un hombre con un plan.

Con 26 años se fue a África y comenzó sus exploraciones, en soledad, por tierras desconocidas, hasta que encontró su primer hallazgo, unas minas de oro, para Mauch las minas del rey Salomón. Pero esto no era suficiente, tan solo quedó satisfecho cuando también descubrió una fortaleza de piedra, para Mauch el castillo de la reina de Saba.

Por supuesto Mauch vio lo que quería ver, lo que la perspectiva etnocentrista y romántica de su época le permitió y también lo que su sueño le había indicado. las minas no eran las del rey Salomón aunque si eran importantes yacimientos de oro, y la fortaleza no era la de la famosa reina sino “el gran Zimbaue”, una edificación producto de una civilización autóctona, en la actualidad patrimonio de la humanidad e importantísimo lugar arqueológico.

Mauch tuvo el valor de soñar y de intentar vivir su sueño. Lo vivió tan intensamente que finalmente creyó encontrar lo que buscaba, él era un soñador con un objetivo, veía lo quería ver y perdió la objetividad en el camino pero mientras tanto exploró África e hizo un gran descubrimiento para la humanidad. Eso también parecía imposible.

Karl Mauch era un hombre, llevó a cabo un plan, alcanzó el objetivo y vivió su sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *