Blog

La última revolución sexual

Hoy es el día internacional contra la homofobia y la transfobia, que conmemora la eliminación en 1990 de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Organización Mundial de la Salud.

La transexualidad, sin embargo, sigue dentro de esta lista y aparece en los manuales más importantes de clasificación de los trastornos de la salud mental (la CIE 10 y el DSM V). Esto genera un agrio debate entre varias organizaciones que abogan por retirarla de las listas y otras, que consideran que la transexualidad es una condición mental que requiere de intervenciones médico-psicológicas para su resolución (principalmente la cirugía con la reasignación del sexo) y por tanto debe estar en los manuales.

Es evidente que los transexuales atraviesan muchas dificultades a lo largo de sus vidas, empezando por la transfobia y la incomprensión. El desconocimiento hace mucho daño y está muy extendido, a raíz de la victoria de Conchita Wurst en Eurovisión he observado, por ejemplo, que existe mucha confusión en torno a los conceptos de transexualidad y travestismo.

HomofobiaEste es un tema complejo para el que hay que aclarar diferentes puntos; el primero es el sexo biológico, determinado por la combinación cromosómica XX (mujeres) o XY (hombres), habitualmente es concordante con otro importante concepto, la identidad sexual, sin embargo en ocasiones sucede que la persona tiene una identidad sexual discordante con la configuración cromosómica con la que ha nacido, es decir, considera que es un hombre a pesar de tener genitales femeninos o viceversa, en ese caso hablamos de transexualidad o disforia de género. (Vale la pena decir también que la identidad sexual es algo completamente distinto de la orientación sexual)

El género por su parte se diferencia del sexo biológico porque es la expresión cultural de lo que consideramos femenino o masculino. Durante la historia de la humanidad las diferencias de género han sido determinantes configurándose al menos dos tipos de seres humanos diferentes en derechos, obligaciones, atributos, ocupaciones etc.. Los hombres y las mujeres.

En la actualidad, en los países occidentales, después de la revolución sexual, el nacimiento de leyes y costumbres que regulan la igualdad entre mujeres y hombres y la creciente permisividad con las transgresiones de las normas tradicionales de género nos encontramos con un panorama muy diferente, afortunadamente.

Sin embargo aún hoy en día resulta difícil para mucha gente huir de los estereotipos de género y aceptar la ambigüedad de las posiciones intermedias.

El caso de Conchita Wurst estaría dentro de esas posiciones intermedias que aún nos chocan, Conchita es en realidad el álter ego de Thomas Neuwirth, este cantante austriaco creó al personaje, sin embargo cuando deja el escenario y se marcha a su casa Thomas deja de ser Conchita, por eso no es un transexual, no es biológicamente un hombre que en realidad se siente mujer, es un hombre que, con un propósito, en este caso artístico, ha creado un personaje femenino con atributos masculinos como la barba, Wurst sería así un ejemplo de travesti, un hombre que se viste y maquilla como culturalmente se ha decidido que lo hagan las mujeres, la subversión está en la construcción que hace de un personaje que no pretende parecer enteramente una mujer, es decir, el disfraz está deliberadamente incompleto. Una cosa tan simple como esta es la que ha generado la increíble controversia que aún colea sobre esta última edición de eurovisión.

Esta polémica demuestra que la gente aún no ha comprendido las diferencias esenciales entre el sexo biológico y los elementos culturales que lo acompañan, además deja patente la persistencia del prejuicio y los ataques contra aquellos que no siguen el canon sexual establecido, para muestra: A día de hoy en 77 países ser homosexual es un crimen y en 9 de ellos el castigo es la pena de muerte.

Hoy es un buen día para pensar en estas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *